101 Contradicciones en la biblia

Nota: Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Biblia Reina Valera de 1909, excepto las marcadas con un asterisco (*), que fueron tomadas de la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras de 1985.

Contradicción #1

¿Quién incitó a David a contar los hombres aptos para la guerra de Israel?

* Dios lo hizo (2 Samuel 24:1)
* Satanás lo hizo (1 Crónicas 21:1)

Contradicción #2

¿En aquel censo, cuántos hombres aptos fueron encontrados?

* Ochocientos mil (2 Samuel 24:9)
* Un millón cien mil (1 Crónicas 21:5)

Contradicción #3

¿Cuántos hombres aptos para la guerra fueron encontrados en Judah?

* Quinientos mil (2 Samuel 24:9)
* Cuatrocientos setenta mil (1 Crónicas 21:5)

Contradicción #4

¿Dios envió a Su profeta para que amenazara a David con cuántos años de hambruna?

* Siete (2 Samuel 24:13)
* Tres (1 Crónicas 21:12)

Contradicción #5

¿Cuál era la edad de Ahazia cuando comenzó a reinar en Israel?

* Veintidós años (2 Reyes 8:26 )
* Cuarenta y dos años (2 Crónicas 22:2)

Contradicción #6

¿Cuál era la edad de Joachin cuando se convirtió en rey de Jerusalén?

* Dieciocho años (2 Reyes 24:8)
* Ocho años (2 Crónicas 36:9)

Contradicción #7

¿Cuánto tiempo duró su reinado sobre Jerusalén?

* Tres meses (2 Reyes 24:8)
* Tres meses y diez días (2 Crónicas 36:9)

Contradicción #8

¿Cuántos hombres mató de una sola vez el capitán de los poderosos soldados de David con su lanza?

* Ochocientos (2 Samuel 23:8)
* Trescientos (1 Crónicas 11:11)

Contradicción #9

¿Cuándo trajo David el Arca del Pacto a Jerusalén? ¿Antes o después de derrotar a los Filisteos?

* Antes (2 Samuel 5-6)
* Después (1 Crónicas 13-14)

Contradicción #10

¿Cuántos pares de animales puros le ordenó Dios a Noé colocar en el Arca?

* Dos (Génesis 6:19-20)
* Siete (Génesis 7:2). Pero a pesar de ésta última instrucción , sólo dos pares fueron introducidos en el Arca (Génesis 7:8-9)

Contradicción #11

¿Cuando David derrotó al rey de Soba, cuántos jinetes capturó?

* Mil setecientos (2 Samuel 8:4)
* Siete mil (1 Crónicas 18:4)

Contradicción #12

¿Cuántos establos poseía Salomón?

* Cuarenta mil (1 Reyes 4:26)
* Cuatro mil (2 Crónicas 9:25)

Contradicción #13

¿En cuál año del reinado del Asa murió Baasa, rey de Israel?

* Vigésimo sexto año (1 Reyes 15:33 y 16:8)
* Baasa aún estaba vivo durante el trigésimo sexto año (2 Crónicas 16:1)

Contradicción #14

¿Cuántos capataces designó Salomón para los trabajos de construcción del Templo?

(a) Tres mil seiscientos (2 Crónicas 2:2)

(b) Tres mil trescientos (1 Reyes 5:16)

Contradicción #15

¿Cuantos baños tenía el edificio que construyó Salomón?

(a) Dos mil (1 Reyes 7:26)

(b) Tres mil (2 Crónicas 4:5)

Contradicción #16

¿De entre los israelitas liberados del cautiverio en Babilonia, cuántos eran hijos de Pahath-moab?

(a) Dos mil ochocientos doce (Esdras 2:6)

(b) Dos mil ochocientos dieciocho (Nehemías 7:11)

Contradicción #17

¿Cuántos eran los hijos de Zattu?

(a) Novecientos cuarenta y cinco (Esdras 2:8)

(b) Ochocientos cuarenta y cinco (Nehemías 7:13)

Contradicción #18

¿Cuántos eran los hijos de Azgad?

(a) Dos mil doscientos veintidós (Esdras 2:12)

(b) Dos mil trescientos veintidós (Nehemías 7:17)

Contradicción #19

¿Cuántos eran los hijos de Adin?

(a) Cuatrocientos cincuenta y cuatro (Esdras 2:15)

(b) Seiscientos cincuenta y cinco (Nehemías 7:20)

Contradicción #20

¿Cuántos eran los hijos de Hasum?

(a) Doscientos veintitrés (Esdras 2:19)

(b) Trescientos veintiocho (Nehemías 7:22)

Contradicción #21

¿Cuántos eran los hijos de Beth-el y Hai?

(a) Doscientos veintitrés (Esdras 2:28)

(b) Ciento veintitrés (Nehemías 7:32)

Contradicción #22

Esdras 2:64 y Nehemías 7:66 coinciden en que el número total de toda la congregación era 42.360. Aún así, la suma de las cantidades mencionadas por ambos no se acerca a este total.

El total de la suma en cada libro es el siguiente:

(a) 29.818 (Esdras)

(b) 31.089 (Nehemías)

Contradicción #23

¿Cuántos cantantes acompañaban a la congregación?

(a) Doscientos (Esdras 2:65)

(b) Doscientos cuarenta y cinco (Nehemías 7:67)

Contradicción #24

¿Cuál era el nombre de la madre del rey Abías?

(a) Michaía, hija de Uriel de Gabaa (2 Crónicas 13:2)

(b) Maacha, hija de Absalom (2 Crónicas 11:20)

Pero Absalom tuvo solamente una hija y su nombre era Thamar (2 Samuel 14:27).

Contradicción #25

¿Capturaron, Josué y los israelitas, a Jerusalén?

(a) Sí (Josué 10:23 y 40)

(b) No (Josué 15:63)

Contradicción #26

¿Quién fue el padre de José, el esposo de Mara?

(a) Jacobo (Mateo 1:16)

(b) Helí (Lucas 3:23)

Contradicción #27

¿De cuál hijo de David desciende Jesús?

(a) Salomón (Mateo 1:6)

(b) Nathán (Lucas 3:31)

Contradicción #28

¿Quién fue el padre de Salathiel?

(a) Jechonías (Mateo 1:12)

(b) Neri (Lucas 3:27)

Contradicción #29

¿Cuál hijo de Zorobabel fue el ancestro de Jesucristo?

(a) Abiud (Mateo 1:13)

(b) Resa (Lucas 3:27)

Pero los siete hijos de Zorobabel son los siguientes: Mesullam, Hananías, Selomith, Hasuba, Ohel, Berequías, Hasadías y Jusabhesed (1 Crónicas 3:19-20). Los nombres Abiud y Resa no encajan en ningún lugar.

Contradicción #30

¿Quién fue el padre de Uzzías?

(a) Joram (Mateo 1:8)

(b) Amasías (2 Crónicas 26:1)

Contradicción #31

¿Quién fue el padre de Jechonías?

(a) Josías (Mateo 1:11)

(b) Joacim (1 Crónicas 3:16)

Contradicción #32

¿Cuántas generaciones hubo desde la deportación a Babilonia hasta Cristo?

(a) Mateo dice que fueron catorce (Mateo 1:17)

(b) Pero un cuidadoso conteo de las generaciones revela sólo trece (Ver Mateo 1:12-16)

Contradicción #33

¿Quién fue el padre de Sala?

(a) Cainán (Lucas 3:35-36)

(b) Arphaxad (Génesis 11:12)

Contradicción #34

¿Era Juan el Bautista Elías, que había de venir?

(a) Sí (Mateo 11:14, 17:10-13)

(b) No (Juan 1:19-21)

Contradicción #35

¿Habría Jesús de heredar el trono de David?

(a) Sí. Así lo dijo el ángel (Lucas 1:32)

(b) No, ya que es un descendiente de Joacim (ver Mateo 1:11 y 1 Crónicas 3:16). Joacim fue maldecido por Dios, de manera que ninguno de sus descendientes pudiera sentarse en el trono de David (Jeremías 36:30 y 23:30)

Contradicción #36

¿Sobre cuantos animales montó Jesús al entrar en Jerusalén?

(a) Uno-un pollino (Marcos 11:7; cf. Lucas 19:35).

“Y trajeron el pollino a Jesús, y echaron sobre él sus vestidos, y se sentó sobre él”.

(b)Dos-un pollino y un asno (Mateo 21:7).

“Y trajeron el asno y el pollino, y pusieron sobre ellos sus mantos; y se sentó sobreellos”.

Contradicción #37

¿Cómo supo Simón Pedro que Jesús era el Cristo?

(a) Por medio de una revelación de los cielos (Mateo 16:17)

(b) Su hermano Andrés le dijo (Juan 1:41)

Contradicción #38

¿Dónde encontró Jesús por primera vez a Simón Pedro y Andrés?

(a) Andando junto al mar de Galilea (Mateo 4:18-22)

(b) En el río Jordán (Juan 1:42). Después de esto, Jesús decide ir a Galilea (Juan 1:43).

Contradicción #39

Cuando Jesús se encontró con Jairo, ¿ya estaba su hija muerta?

(a) Sí. Mateo 9:18 lo cita diciendo: “Mi hija acaba de morir…”

(b) No. Marcos 5:23 lo cita diciendo: “Mi hija está agonizando…”

Contradicción #40

¿Les permitió Jesús a sus discípulos llevar un bordón para el camino?

(a) Sí (Marcos 6:8)

(b) No (Mateo 10:9 y Lucas 9:3)

Contradicción #41

¿Pensó Herodes que Jesús era Juan el Bautista?

(a) Sí (Mateo 14:2 y Marcos 6:16)

(b) No (Lucas 9:9)

Contradicción #42

¿Reconoció Juan el Bautista a Jesús antes de su bautismo?

(a) Sí (Mateo 3:13-14)

(b) No (Juan 1:31-32-33)

Contradicción #43

¿Reconoció Juan el Bautista a Jesús después de su bautismo?

(a) Sí (Juan 1:32-33)

(b) No (Mateo 11:2)

Contradicción #44

Según el Evangelio de Juan, ¿qué fue lo que Jesús dijo acerca de dar testimonio de sí mismo?

(a) “Si yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio no es verdadero” (Juan 5:31).

(b) “…Aunque yo doy testimonio de mí mismo, mi testimonio es verdadero…” (Juan 8:14)

Contradicción #45

Cuando Jesús entro en Jerusalén, ¿purificó el Templo ese mismo día?

(a) Sí (Mateo 21:12)

(b) No. Él entró en el Templo y miró alrededor, pero como era muy tarde no hizo nada. En vez de eso, se fue a Bethania con sus discípulos a pasar la noche, y regresó la mañana siguiente para purificar el Templo (Marcos 11:1-17)

Contradicción #46

Los evangelios dicen que Jesús maldijo a una higuera. ¿Se secó la misma inmediatamente?

(a) Sí (Mateo 21:19)

(b) No. Se secó por la noche (Marcos 11:20)

Contradicción #47

¿Besó Judas a Jesús?

(a) Sí (Mateo 26:48-50)

(b) No. Judas no pudo acercarse lo suficiente a Jesús para besarlo (Juan 18:3-12)

Contradicción #48

¿Qué es lo que Jesús dijo acerca de la negación de Pedro?

(a) “No cantará el gallo de ninguna manera hasta que me hayas repudiado tres veces” (Juan 13:38) *

(b) “…Hoy tú, sí, esta noche, antes de que un gallo cante dos veces, hasta tú me repudiarás tres veces”* (Marcos 14:30). Cuando el gallo cantó una vez, las tres negaciones aun no habían sido completadas (ver Marcos 14:72). Por lo tanto la predicción (a) falló.

Contradicción #49

¿Cargó Jesús su cruz?

(a) Sí (Juan 19:17)

(b) No (Mateo 27:31-32)

Contradicción #50

¿Murió Jesús antes que se rasgara el velo del Templo?

(a) Sí (Mateo 27:50-51 y Marcos 15:37-38)

(b) No. Después que el velo se rasgara, Jesús, clamando a gran voz, dijo: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”. Y habiendo dicho esto, expiró (Lucas 23:45-46)

Contradicción #51

¿Dijo Jesús algo en secreto?

(a) No. “…y nada he hablado en oculto” (Juan 18:20)

(b) Sí. “Y sin parábola no les hablaba; mas a sus discípulos en particular declaraba todo” (Marcos 4:34). Sus discípulos le dijeron: “¿Por qué les hablas por parábolas? Y él respondiendo, les dijo: Por que a vosotros es concedido saber los misterios del reino de los cielos; mas a ellos no es concedido” (Mateo 13:10-11).

Contradicción #52

¿Dónde se encontraba Jesús durante la sexta hora el día de la crucifixión?

(a) En la cruz (Marcos 15:23)

(b) En el tribunal de Pilato (Juan 19:14)

Contradicción #53

Los evangelios nos dicen que dos ladrones fueron crucificados junto con Jesús. ¿Se burlaron ambos ladrones de él?

(a) Sí (Marcos 15:32)

(b) No. Uno de ellos se burló de él, el otro defendió a Jesús (Lucas 23:43)

Contradicción #54

¿Ascendió Jesús al Paraíso el mismo día de la crucifixión?

(a) Sí. Él le dijo al ladrón que lo defendió: “De cierto te digo, que hoy estarás conmigo en el paraíso” (Lucas 23:43)

(b) No. Él le dijo a María Magdalena dos días más tarde: “Deja de colgarte, porque aún no he ascendido al Padre”* (Juan 20:17)

Contradicción #55

Cuando Pablo se encontraba camino a Damasco, vio una luz y escuchó una voz. ¿Escucharon la voz quienes estaban con él?

(a) Sí (Hechos 9:7)

(b) No (Hechos 22:9)

Contradicción #56

Cuando Pablo vio la luz cayó al suelo. ¿Cayeron también sus compañeros de viaje?

(a) Sí (Hechos 26:14)

(b) No (Hechos 9:7)

Contradicción #57

¿Le dijo la voz a Pablo en el acto cuál sería su deber?

(a) Sí (Hechos 26:16-18)

(b) No. La voz le ordenó a Pablo entrar en la ciudad de Damasco y que allí se le haría saber que debía hacer. (Hechos 9:7 y 22:10)

Contradicción #58

Cuando los israelitas estuvieron en Sittim, fornicaron con las hijas de Moab. Dios los azotó con una plaga. ¿Cuántas personas murieron en dicha plaga?

(a) Veinticuatro mil (Números 25:1 y 9)

(b) Veintitrés mil (1 Corintios 10:8)

Contradicción #59

¿Cuántos miembros de la casa de Jacob vinieron a Egipto?

(a) Setenta almas (Génesis 46:27)

(b) Setenta y cinco almas (Hechos 7:14)

Contradicción #60

¿Qué hizo Judas con las piezas de plata que recibió por traicionar a Jesús?

(a) Compró un campo (Hechos 1:18)

(b) Arrojó todas las piezas de plata en el Templo y se marchó. Los sacerdotes no pudieron echarlas en el tesoro del mismo porque era precio de sangre, así que las utilizaron para comprar un campo para enterrar a los extranjeros (Mateo 27:5).

Contradicción #61

¿Cómo murió Judas?

(a) Después de arrojar las piezas de plata en el Templo fue y se ahorcó (Mateo 27:5)

(b) Después de adquirir un campo con el salario de su iniquidad, cayó de cabeza reventando ruidosamente por en medio, y todos sus intestinos quedaron derramados* (Hechos 1:18) — La Reina Valera (RV1909) no hace mención de la caída de Judas, y más bien aumenta la frase “…y colgándose, reventó por medio…”.

Contradicción #62

¿Por qué se llama a ese campo “Campo de Sangre”?

(a) Porque los sacerdotes lo compraron con precio (dinero) de sangre (Mateo 27:8)

(b) Debido a la sangrienta muerte de Judas acaecida allí (Hechos 1:19)

Contradicción #63

¿Quién es un rescate para quién?

(a) “Porque el Hijo del hombre [sic.] vino para… y dar su vida en rescate por muchos” (Marcos 10:45). “…Jesucristo hombre; el cual se dio a sí mismo en precio del rescate por todos…” (1 Timoteo 2:5-6)

(b) “El rescate del justo es el impío; y por los rectos, el prevaricador” (Proverbios 21:18)

Contradicción #64

¿Es la ley de Moisés útil?

(a) Sí. “Toda Escritura es…útil…” (2 Timoteo 3:16)

(b) No. “…El mandamiento precedente, cierto se abroga por su flaqueza e inutilidad…” (Hebreos 7:18)

Contradicción #65

¿Cuáles fueron las palabras exactas del escrito en la cruz?

(a) “Este es Jesús, el rey de los Judíos” (Mateo 27:37)

(b) “El rey de los Judíos” (Marcos 15:26)

© “Este es el rey de los Judíos” (Lucas 23:38)

(d) “Jesús Nazareno, rey de los Judíos” (Juan 19:19)

Contradicción #66

¿Deseaba Herodes matar a Juan el Bautista?

(a) Sí (Mateo 14:5)

(b) No. Era Herodías, la esposa de Herodes, quien deseaba matarlo. Pero Herodes sabía que Juan era un varón justo y recto, a quien respetaba y mantenía a salvo (Marcos 6:20)

Contradicción #67

¿Quién era el décimo discípulo de Jesús en la lista de los doce?

(a) Tadeo (Mateo 10:1-4 y Marcos 3:13-19)

(b) Judas [hijo] de Santiago* (Lucas 6:12-16) —La Reina Valera (RV1909) dice “…Judas, hermano de Jacobo…”

Contradicción #68

Jesús vio a un hombre sentado en la oficina del recolector de impuestos y lo llamó para que sea su discípulo ¿Cuál era su nombre?

(a) Mateo (Mateo 9:9)

(b) Leví (Marcos 2:14 y Lucas 5:27)

Contradicción #69

¿Cuándo fue crucificado Jesús, la mañana antes de la comida de Pascua o la mañana después de ella?

(a) Después (Marcos 14:12-17)

(b) Antes. Antes de la fiesta de Pascua (Juan 13:1), Judas salió de noche (Juan 13:30). Los otros discípulos pensaron que él estaba yendo a comprar lo necesario para la comida de Pascua (Juan 13:29). Cuando Jesús fue arrestado, los judíos no entraron en el pretorio de Pilato debido a que querían estar limpios para comer la Pascua (Juan 18:28). Cuando el veredicto en contra de Jesús fue pronunciado, era cerca de la sexta hora del día de Preparación para la Pascua (Juan 19:14).

Contradicción #70

¿Oró Jesús al Padre para prevenir la crucifixión?

(a) Si (Mateo 26:39, Marcos 14:36 y Lucas 22:42)

(b) No (Juan 12:27)

Contradicción #71

Según los evangelios que dicen que Jesús oró para evitar la cruz, ¿Cuántas veces se apartó él de sus discípulos para orar?

(a) Tres (Mateo 26:36-46 y Marcos 14:32-42)

(b) Una. Jesús se retiró a orar una sola vez y cuando volvió encontró a sus discípulos dormidos, y mientras les recriminaba esto, llegaron sus captores (Lucas 22:39-46)

Contradicción #72

Mateo y Marcos coinciden en que Jesús se apartó y oró tres veces ¿Cuáles fueron las palabras de su segunda oración?

(a) Marcos no menciona cuales fueron las palabras, pero dice que eran las mismas de la primera oración (Marcos 14:39)

(b) Mateo las menciona, y podemos ver que no son las mismas de la primera oración (Mateo 26:42)

Contradicción #73

¿Qué fue lo que dijo el centurión cuando Jesús murió?

(a) “Verdaderamente este hombre era justo” (Lucas 23:47)

(b) “Verdaderamente este hombre era el Hijo de Dios” (Marcos 15:39)

Contradicción #74

¿Cuando Jesús dijo: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”, en qué idioma estaba hablando?

(a) Hebreo: las palabras son: “Eli, Eli, ¿lama sabachtani?” (Mateo 27:46)

(b) Arameo: las palabras son: “Eloi, Eloi, ¿lama sabachthani?” (Marcos 15:34)

Contradicción #75

Según los evangelios ¿Cuáles fueron las últimas palabras de Jesús antes de morir?

(a) “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu” (Lucas 23:46)

(b) “Consumado es” (Juan 19:30)

Contradicción #76

Cuando Jesús entró en Capernaum curó al esclavo de un centurión. ¿Vino el centurión personalmente para pedirle a Jesús que lo cure?

(a) Sí (Mateo 8:5)

(b) No. Él envió a algunos ancianos judíos y amigos para que lo hagan (Lucas 7:3 y 6)

Contradicción #77

(a) Dios le dijo a Adán que si comía el fruto del árbol prohibido moriría el mismo día (Génesis 2:17)

(b) Adán comió el fruto y vivió una larga vida de 930 años (Génesis 5:5).

Contradicción #78

(a) Dios decidió que el tiempo de vida de los humanos debía ser limitado a 120 años (Génesis 6:3)
(b) Muchas personas nacidas después d

e esta decisión vivieron más de 120años. Arpaxad vivió 438 años. Su hijo Sala, vivió 433 años. Su hijo Heber, vivió 464 años, etc. (Génesis 11:12-16).

Contradicción #79

¿Ascendió alguien a los cielos aparte de Jesús?

(a) No (Juan 3:13)

(b) Sí. “…y Elías subió al cielo en un torbellino” (2 Reyes 2:11)

Contradicción #80

¿Quién era el sumo pontífice cuando David entró en la casa de Dios y comió el pan consagrado?

(a) Abiathar (Marcos 2:26)

(b) Ahimelech (1 Samuel 21:1 y 22:20)

Contradicción #81

¿Fue envuelto el cuerpo de Jesús en especias antes de sepultarlo, según las costumbres fúnebres judías?

(a) Sí, y sus discípulas lo presenciaron (Juan 19:39-40)

(b) No. Jesús fue envuelto simplemente en una sábana. Después las mujeres compraron y prepararon especias “para venir a ungirle” (Marcos 16:1)

Contradicción #82

¿Cuándo compraron las mujeres las especias?

(a) Después de que “el sábado hubo pasado” (Marcos 16:1)

(b)Antes del sábado. Las mujeres “aparejaron drogas aromáticas y ungüentos”. Después, “reposaron el sábado, conforme al mandamiento.” (Lucas 23:55 y 24:1)

Contradicción #83

¿A qué hora del día visitaron las mujeres el sepulcro?

(a) “…cuando esclarecía…” * (Mateo 28:1)

(b) “…ya salido el sol” (Marcos 16:2)

Contradicción #84

¿Con qué propósito fueron las mujeres al sepulcro?

(a) Para ungir el cuerpo de Jesús con especias (Marcos 16:1 y Lucas 23:55 a 24:1)

(b) Para ver el sepulcro. Nada es mencionado acerca de las especias (Mateo 28:1)

© Sin motivo especial. En este evangelio se envolvió a Jesús en especias antes del sábado (Juan 20:1)

Contradicción #85

Una gran piedra fue colocada en la entrada del sepulcro. ¿Dónde estaba la piedra cuando las mujeres llegaron?

(a) Ellas vieron que la piedra “había sido removida” * (Marcos 16:4)

Ellas encontraron la piedra “removida” * (Lucas 24:2)

María Magdalena vio “la piedra quitada del sepulcro” (Juan 20:1)

(b) Cuando las mujeres se estaban acercando, un ángel descendió del cielo, removió la piedra y conversó con ellas. Mateo hizo que las mujeres hayan presenciado la espectacular remoción de la piedra (Mateo 28:1-6)

Contradicción #86

¿Le dijo alguien a las mujeres qué había pasado con el cuerpo de Jesús?

(a) Sí. “Un mancebo [un joven] cubierto con una larga ropa blanca” (Marcos16:5). “Dos varones con vestiduras resplandecientes” que después son descritos como ángeles (Lucas 24:4 y 24:23). Un ángel, aquel que había movido la piedra (Mateo 16:2). En cada caso, a las mujeres se les dice que Jesús había resucitado (Mateo 28:7, Marcos 16:6 y Lucas 24:5).

(b) No. María no se encontró con nadie y retornó diciendo: “Han llevado al Señor del sepulcro, y no sabemos dónde le han puesto” (Juan 20:2)

Contradicción #87

¿Cuándo se encontró María Magdalena con el Jesús resucitado? y ¿Cómo reaccionó?

(a) María y las otras mujeres se encontraron con Jesús cuando volvían de su primera y única visita al sepulcro. Ellas abrazaron sus pies y le adoraron (Mateo 28:9)

(b) En su segunda visita al sepulcro, María encontró a Jesús fuera del mismo. Cuando lo vió no pudo reconocerlo. Ella lo confundió con el jardinero. María todavía pensaba que el cuerpo de Jesús había sido llevado a alguna parte y demanda saber dónde. Pero cuando Jesús dijo su nombre, ella lo reconoció de inmediato, llamándolo “Maestro”. Jesús le dijo: “No me toques: porque aun no…” (Juan 20:11 a 17).

Contradicción #88

¿Cuál fue la instrucción de Jesús a sus discípulos?

(a) “…dad las nuevas a mis hermanos, para que vayan a Galilea, y allí me verán” (Mateo 28:10).

(b) “…ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios” (Juan 20:17)

Contradicción #89

¿Cuándo retornaron los discípulos a Galilea?

(a) Inmediatamente, porque cuando vieron a Jesús en Galilea “algunos dudaron” (Mateo 28:17).

(b) Después de, por lo menos, 40 días. Aquella noche los discípulos aún se encontraban en Jerusalén (Lucas 24:33). Jesús se les apareció allí y les dijo: “…asentad en la ciudad de Jerusalén, hasta que seáis investidos de potencia de lo alto” (Lucas 24:49). Él se les apareció “por cuarenta días” (Hechos 1:3), y “les mandó que no se fuesen de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre…” (Hechos 1:4).

Contradicción #90

¿A quién le vendieron a José los Midianitas?

(a) “…a los Ismaelitas” (Génesis 37:28)

(b) “…a Potiphar, eunuco de Faraón, capitán de los de la guardia.” (Génesis 37:36). La traducción de los Testigos de Jehová no menciona la palabra “eunuco” sino “oficial”

Contradicción #91

¿Quién trajo a José a Egipto?

(a) Los Ismaelitas compraron a José y lo llevaron a Egipto (Génesis 37:28)

(b) Los Midianitas lo vendieron en Egipto (Génesis 37:36)

c) José le dijo a sus hermanos: “Yo soy José vuestro hermano, el que vendisteis para Egipto” (Génesis 45:4)

Contradicción #92

¿Cambia Dios de parecer?

(a) Sí. La Palabra del Señor vino a Samuel diciéndole: “De veras me pesa haber hecho que Saúl reinara como rey…” * (1 Samuel 15:10-11)

(b) No. Dios “no mentirá, ni se arrepentirá: porque no es hombre para que se arrepienta” (1 Samuel 15:29)

© Sí. “Jehová se había arrepentido de haber puesto a Saúl por rey sobre Israel” (1 Samuel 15:35). ¡Nótese que estas tres citas son todas del mismo libro y del mismo capítulo! Además, la Biblia nos dice, en varias ocasiones, que Dios se arrepintió:

* “Y arrepintióse Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y pesóle en su corazón” (Génesis 6:6).

* “…me arrepiento de haberlos hecho” (Génesis 6:7)

* “Entonces Jehová se arrepintió del mal que dijo que había de hacer a su pueblo” (Éxodo 32:14)

Contradicción #93

La Biblia nos dice que por cada milagro que Moisés y Aron realizaban, los magos de Faraón contrarrestaban haciendo lo mismo mediante sus artes secretas. Uno de estos milagros nos llama la atención:

(a) Moisés y Aron convirtieron toda el agua existente en Egipto en sangre (Éxodo 7:19,20 y 21)

(b) Los magos hicieron lo mismo (Éxodo 7:22). Esto es imposible, porque no habría quedado agua para convertir en sangre.

Contradicción #94

¿Quién mató a Goliat?

(a) David (1 Samuel 17:4, 23 y 50)

(b) Elhanán (2 Samuel 21:19)

Contradicción #95

¿Quién mató a Saúl?

(a) “Entonces tomó Saúl la espada, y echóse sobre ella…Así murió Saúl en aquel día…” (1 Samuel 31:4-6)

(b) Un Amalecita lo mató (2 Samuel 1:1-16)

Contradicción #96

¿Todos los hombres pecan?

(a) Sí. “no hay hombre que no peque” (1 Reyes 8:46. Ver también 2 Crónicas 6:36, Proverbios 20:9, Eclesiastés 7:20 y 1 Juan 1:8-10)

(b) No. Los cristianos verdaderos no pueden pecar, porque son los hijos de Dios.

Todo aquel que crea que Jesús es el Cristo es un hijo de Dios (1 Juan 5:1).

“…que seamos llamados hijos de Dios…Muy amados, ahora somos hijos de Dios…” (1 Juan 3:1).

“Cualquiera que ama, es nacido de Dios” (1 Juan 4:7).

“Cualquiera que es nacido de Dios, no hace pecado, porque su simiente está en él; y no puede pecar, porque es nacido de Dios” (1 Juan 3:9).

© Pero, nuevamente ¡Sí! “Si dijéremos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros” (1 Juan 1:8).

Contradicción #97

¿Quién cargará con la carga de quién?

(a) “Sobrellevad los unos las cargas de los otros; y cumplid así la ley de Cristo” (Gálatas 6:2)

(b) “Porque cada cual llevará su carga” (Gálatas 6:5)

Contradicción #98

¿A cuantos discípulos se les apareció Jesús después de su resurrección?

(a) Doce (1 Corintios 15:5)

(b) Once (Mateo 27:3-5 y Hechos 1:9-26, ver también Mateo 28:16, Marcos 16:14, Lucas 24:9 y 24:33)

Contradicción #99

¿Dónde estuvo Jesús tres días después de su bautismo?

(a) Después de su bautismo, “inmediatamente el espíritu lo impelió a irse al desierto. De modo que él continuó en el desierto cuarenta días…” * (Marcos 1:12-13)

(b) El primer día después de su bautismo, Jesús seleccionó a dos de sus discípulos.

El segundo día Jesús fue a Galilea y seleccionó dos más.

El tercer día Jesús se encontraba en una fiesta de matrimonio en Cana, Galilea (Juan 1:35, 1:43 y 2:1-11)

Contradicción #100

¿Se veía amenazada la vida del bebe Jesús en Jerusalén?

(a) Sí, por eso José escapó con él a Egipto y permanecieron allí hasta que Herodes murió (Mateo 2:13-23)

(b) No. La familia no escapó a ninguna parte. Ellos presentaron tranquilamente al niño en el Templo de Jerusalén, según mandaban las tradiciones judías; y después de ésto, retornaron a Galilea (Lucas 2:21-40)

Contradicción #101

Cuando Jesús caminó sobre las aguas ¿Cómo reaccionaron sus discípulos?

(a) Ellos lo adoraron diciéndole: “En verdad tú eres el Hijo de Dios” (Mateo 14:33)
(b) “[E]llos en gran manera estaban fuera de sí, y se maravillaban: Porque aún no habían considerado lo de los panes, por cuanto estaban ofuscados sus corazones” (Marcos 6:51). La traducción de los Testigos de Jehová dice que el corazón de estos “continuaba embotado e incapaz de entender…”

Deja un comentario

Duelo, muerte y desaparición.

El Psicoanálisis se ha planteado desde sus inicios la cuestión de la muerte como un problema vivencial
y de conocimiento. Considerando que resulta esencial para comprender la vida humana. Pensar en términos
psicológicos la cuestión de la muerte, su inevitabilidad, ha sido sin lugar a dudas una de las fue ntes
de interrogantes esenciales del ser humano. Nos ha permitido especialmente trabajar sin reducir la
problemática a una cuestión filosófica. Además de constituir un posible paradigma del límite en tanto
inevitable, es también, una de las formas posibles de pensar una articulación que nos interesa partic ularmente.
Comprendemos el Mito Originario de la Muerte del Padre como estructurante a la vez del sujeto
y de la cultura; muerte simbólica, cuya inscripción como culpabilidad inconsciente es el fondo sobre el
que la Ley opera. Este padre muerto se vuelve más poderoso, que en vida, por efecto de la obediencia
retroactiva. Por la culpa y la deuda (el don). Esto además porque era un padre también amado.
Relacionaríamos el pensamiento freudiano como universalista y el relativismo cultural, en las signific aciones
de la muerte para l os diferentes pueblos y culturas. Consideraríamos además lo singular, no solamente
en que cada uno es mortal sino que también cada uno tiene su propia forma de morir. Participamos,
de manera más o menos inconsciente, en el camino que nos conduce a nuestra propia muerte.
La tendencia a sufrir accidentes, muchas veces relacionados con diversos tipos de actos fallidos, seria
una forma bastante expresiva, aunque sencilla, de decir lo mismo.
Articular duelo, muerte y desaparición es algo problemático. Podemos tomar diversos ejes ordenadores,
pero trataremos de articular algunas relaciones con el proceso o los momentos lógicos fundantes de la
constitución subjetiva.
La idea de límite al pensamiento mágico o místico (omnipotente), nos sostiene en el aserto ps icoanalítico:
nunca nada es para siempre. Esto quiere decir que trabajamos en el campo en donde lo más significativo
no es ciertamente la estabilidad y la certidumbre. Cualquiera de las adquisiciones que hacemos
en nuestro desarrollo pueden trastocarse, perderse, variar, etcétera.
Los castigos míticos de exilio, locura y muerte; la potencialidad humana a la locura como potencialidad
del ser, la locura de amor, de odio, de ignorancia, de dolor y soledad, son los ámbitos que nutren nuestra
vida como preparación para la muerte. Cada uno debería poder elegir su muerte. Elegir es psicoan alíticamente
hablando, lo inconsciente que conduce, creando una cierta aceptación para la muerte se
transforma en algo “natural”; la vida que deja lugar a la nueva vida. Pero lo traumático acecha, con la
muerte de los hijos, las desapariciones, las catástrofes sociales que exacerban, a diferencia de las catástrofes
naturales, el narcisismo de las pequeñas diferencias. Lo pequeño ocupa la dimensión de lo
trágico y los fundamentalismos religiosos, étnicos e ideológicos cobran sus víctimas sometiéndolas al
poder, la fuerza y el terror.
Retomando la cuestión de la muerte, si bien no existe la representación inconsciente de la propia mue rte,
esto no quiere decir que no existan deseos y fantasías de muerte. ¿Quién no quisiera, por ejemplo,
un lugar ideal, paradisiaco, con una tranquilidad absoluta como la del nirvana?. Esta idea del “descansa
en paz” (R.I.P.), es incluso útil para los supérstites. Lo que se nos aparece como conflictivo, paradójicamente,
es la vida. Es la fuente de disturbios y conflictos.
El lugar de la muerte es el que soporta la estructuración del sujeto en el orden simbólico. Freud decía
que la carta era la palabra del ausente. Cuando nombramos una cosa, la palabra es ya la muerte de la
cosa. Al nombrar la cosa, valga la redundancia, la cosa es otra cosa. Es algo con un nombre. Nunca hay
una relación unívoca entre la cosa y lo representado, entre la cosa y la palabra. Lo que no podemos
nombrar en las cosas es lo que llamamos traumático. Es el silencio, el secreto, el “saber no sabido” que
se reconoce como propio solamente por la interpretación o la construcción. Por eso trabajamos con p alabras.
Lo que no se puede nombrar es el trauma. Siempre estamos a una cierta distancia de las cosas,
hay siempre un cierto sentimiento de exilio. El momento en que nombramos, nominamos, no es nunca el
momento en que percibimos. Nuestras palabras llegan siempre, con posterioridad, a nuestras sensaci ones.
El principio del Estadio del Espejo, en relación con el narcisismo en su especularidad, consiste justamente
en que nuestra percepción es antropomórfica, pero a diferencia con la Psicología, para nos otros,
no existe una forma afuera, preexistente, es siempre nuestra propia forma la que se busca afuera.
La percepción trabaja también bajo el retorno de lo reprimido. Nos involucramos en nuestras percepci ones,
transferimos. Por esto consideramos fundamental señalar el lugar de la verdad, que no es la supuesta
“percepción objetiva”, sino un atravesamiento de la subjetividad y una construcción / ficción teórica
que produce realidades que implican siempre una interpretación. No nos referimos a la hermenéutica,
en donde se sacaría algo supuestamente profundo de algún lugar. Se trata de una antihermenéu tica en
donde interpretación es producción de sentido, de un sentido que es nuevo y solamente verdadero para
alguien en un determinado momento.
Es siempre nuestra propia forma lo que buscamos afuera. Por esto es imprescindible introducir aquí la
cuestión del narcisismo (amarse a uno mismo, a la propia imagen) y diferenciarla del lugar de la verdad
como a producir. Si hablamos de lugares y agentes nos colocamos en una concepción esencialmente
diferente a la de la comunicación. Lugares y agentes que los ocupan configuran modalidades discursivas.
Además del lugar de la verdad está el lugar del otro, la relación al otro. Es a través de las identific aciones
narcisísticas como se constituye el sujeto en la alienación y comienza la separación. El Yo como
siendo otro. Con otro cuya imagen me constituye. El deseo es “el deseo del otro” (Otro-otro-otros), o mnipotente
primigenio, todopoderoso. La cuestión de la imagen es esencial puesto que no es un reflejo.
Por ejemplo: madres con relaciones muy violentas y hostiles con sus hijos generan en los niños lazos
muy intensos amorosos. Cuanto más violenta sea la madre, más fuerte el lazo amoroso con ella y por
consiguiente mayor dificultad para la posibilidad de desvincularse de ese lazo. Lo mismo ocurre en el
ámbito de las parejas. Este tipo de relaciones suele romperse de manera violenta, sumamente impuls iva.
La fantasía de quién se separa es que dando un portazo los problemas quedan detrás de la puerta.
No es así. Los problemas los llevan también con ellos. Insistiendo, imagen no es reflejo.
Es de interés considerar como proceso de construcción la constitución de la subjetividad humana. Si se
dan ciertas condiciones puede instaurarse una regulación de la vida pulsional que nos brinde la posibilidad
de desear y fantasear. Esto implica inevitablemente el atravesamiento de los tabúes (prohibiciones)
básicos universales: canibalísticos, parricidas e incestuosos.
Si hay un otro adulto deseante que se constituye en primer lugar como función materna será posible la
construcción de un narcisismo o amor a sí mismo. Esto es imprescindible para la constitución de ese
“nuevo acto psíquico”, del cual surge un Yo humano definido como lugar de conocimiento y de descon ocimiento.
Ese nuevo acto psíquico es el Estadio del Espejo.
Este otro materno, como dice Wilfred Bion, debe tener capacidad de “rèverie”, que consiste en volver
asimilables algunas de las experiencias displacenteras del infante. Esto quiere decir que estas experie ncias,
al retornar de una madre “un poco buena” como la llama Winnicot, posibilitará las inscripcionesrepresentaciones
psíquicas. Es importante este concepto porque no transforma a la madre en una figura
idealizada, sino que considera que además del amor también el odio tiene existencia. Ex – iste.
En la cotidianeidad podemos observar cuando las madres, especialmente si se trata de niños muy pequeños,
no pueden arrullar, calmar al niño.
Esto es frecuente en el trabajo con la violencia familiar. Es notable la dificultad de “calmar”, “tranquilizar”
a los niños de parte de los miembros de una familia violenta. La diferencia esencial pasa por la compulsión
de repetición, ya no solo la ex- xistencia sino también la in -sistencia: el ciclo de la Violencia.
La Psicopatología de la Vida Cotidiana, como la violencia familiar, nos revela, como nos lo enseña
Freud, de una manera muy clara lo que ocurre también en la psicología de todos los seres humanos.
Todos podemos pasar por momentos de descontrol sin considerarlo un problema de violencia familiar.
En la violencia el otro es un semejante, fundamentalmente especularizado, con imagen sin sostén en los
ideales. Las cosas son como dice el Otro, omnisciente, todopoderoso. No hay posibilidad de bascular
del otro al otro y poder preguntarse qué quiere, que es aquello por lo que somos reclamados por nuestro
ser. El núcleo verdadero de nuestro ser: lo Inconsciente. El deseo. Se desea alienadamente el deseo del
otro, sin poder registrar para quién se es. Para qué y quién hacemos lo que hacemos. Por esto la ate nción
a las demandas de amor de las víctimas, con la actitud de dama de caridad o de inmiscuirse morbosamente
en la intimidad de las personas, sin que quede planteada la pregunta ¿Quién me quiere?,
¿Para qué me quiere?, es una burla alienante que reduplica la dependencia y conducirá a repeticiones
compulsivas del : “él dice” “él quiere”, “él no quiere”, etc. Poder preguntarse sobre lo que la persona
quiere para sí misma y los demás es el camino que debemos transitar. Del mismo modo el asitencialismo
demagógico es una falta de respeto a la Víctimas, puesto que la cantidad excluye inexorablemente
la calidad, estableciéndose un programa pedagógico de sustitución de dependencias que resulta perve rso,
con resultados a corto plazo y sin investigaciones que las avalen. Si a esto agregamos la enorme
dificultad del trabajo interdisciplinario se establecen hegemonías judicializantes, priquiatrizantes, socializantes
o psicologizantes. Todo esto lleva a la necesidad imprescindible de replantear el montaje de los
Dispositivos Institucionales para atender problemáticas, no de Víctimas de delitos, sino de diferentes
formas de padecer o sobrevivir a la violencia. La pérdida de la singularidad del caso, según el método
freudiano es una forma de masificación, de imaginarización que obstaculiza los cambios que la persona
esté preparada, requiera y considere necesarios. En este sentido el tratamiento de los problemas de
violencia se impregnan de violencia, aún actuada o de “buena fe” o de buena voluntad”, como militancia
de fundamentalismos religiosos, al mismo tiempo que autoritarios. Por otro lado la curiosidad morbosa
de personas no preparadas para este tipo e trabajo, valoran el sufrimiento por el centimetraje cúbico de
lágrimas sin poder evaluar los verdaderos riesgos. Estos siempre aparecen en relación con el trauma, es
decir al silencio. Aquí se juega esencialmente una concepción de lazos sociales, los modos de establ ecimiento.
Las concepciones judicativas se hacen desde una chismografía caritativa, con ánimo de hacer
el bien.
Retomando la problemática de las experiencias del niño, hay siempre experiencias que no se inscriben,
que no se registran. Esto es lo que le vuelve al niño cuando no puede ser calmado.
A esto lo llamamos la “cosa en sí”, lo que siempre queda como “resto”, como “inasimilable”, lo “no representable”.
El silencio del trauma.
Nos humanizamos entonces como seres escindidos, divididos, es decir nuestra conducta estará siempre
sobredeterminada, al mismo tiempo que producto de loo aleatorio y de azar. Los productos psíquicos
serán una formación de compromiso entre instancias o sistemas psíquicos.
El amor parental, modo de encarnación del Mito de Narciso, es una de las facetas en las que los juegos
imaginarios del amor pueden llevarnos al ocultamiento de la dimensión de muerte del narcisismo. Ninguna
obra clásica literaria sobre el amor ha perdurado si no termina en la muerte. Las otras son de
Hollywood. El Psicologismo Norteamericano, tan frecuente en las películas en que se resuelven las
situaciones con algún tipo de interpretación, estereotipada, da un giro a la situación planteada, a partir
de lo cual se configuran los modos de conclusión de las historias.
Pensamos entonces que es posible un amor a muerte por la fascinación que puede producir la imagen
en su omnipotencia que puede ser feroz. Veremos esto en relación con el autoritarismo.
Nos constituimos como Yo a partir de la imagen que nos devuelven los otros. Este alias o alienación a la
que llamamos Yo tiene sin embargo un soporte simbólico. Es el pasaje a través de esta primera alien ación
en la constitución del yo humano, que puede surgir la posibilidad de ruptura de este lazo narcisista
con la madre. Este Yo que a su vez es otro posibilita esa doble vertiente de desconocimiento/no saber y
la posibilidad también de un Yo de conocimiento/saber.
En las relaciones de violencia, consideramos entonces, el lugar de la muerte, la relación al otro y agr egamos
la adhesión que el poder solicita y obtiene. Esta adhesión tiene su fuente en la misma estructur ación
del sujeto, del deseo humano. Corresponderá a una identificación al superyó como ideal, feroz,
obsceno, omnipotente. Este es uno de los aparentes beneficios de la adhesión, del consenso. Pero es al
mismo tiempo lo que posibilidades de puesta en cuestión del discurso, con citas, enigmas, posibilidad de
plantearse interrogantes: Sin estas condiciones no hay tratamiento victimológico que no sea una psic ología
espuria adaptativa, ejercida esencialmente con gente sin entrenamiento psicoterapeutico. Es comprensible
que haya gente que se interese por la Psicología, pero esto no es Interdisciplina. No es ab ocarse
a un problema concreto y plantear la diversidad de alternativas que surjan de cada caso, que es
“Uno”, único e irrepetible.
Esto que llamamos otro o alias es el constituirnos sobre la base de la imagen que recibimos de nosotros
por parte de los otros. Como somos “vistos”. La cuestión simbólica aquí es para ser vistos por quienes
hacemos lo que hacemos. esto es ,sin duda una vuelta de tuerca. El poder toma su soporte, su eficacia
de la aceptación de que es objeto. No se trata de un problema cognitivo, sino constructivo, de actos
inconscientes, de los fundamentos de los cuales depende su eficacia.
Este otro, la madre toma o no en cuenta al padre. Si el padre es alguien significativo para la madre, el
niño vivirá la experiencia de no ser todo para esa mamá. Si la madre desea al padre este puede constituirse
en función y darle su nombre al niño. El niño llevará, entonces, el Nombre del Padre. Vemos que
lo que se juega en la función materna, en este primer momento. Función materna es una concepción
que se toma en cuenta si consideramos los aportes de la Escuela inglesa de Psicoanálisis. En una línea
freudiana hablaríamos de lo pre-edípico, pero esencialmente del complejo paterno. Con Lacan, mas allá
del Edipo, hablaríamos del deseo de la mujer y del Nombre del Padre. Esto otorga una significación, un
significado al niño. Hay una producción de sentido, se trata por lo tanto de una metáfora. Estamos ya en
el nivel de la identificación simbólica, al ideal parental. Al producirse la sustitución del deseo de la madre
por el Nombre del padre se funda la posibilidad sustitutiva que posibilita el desplazamiento de las cad enas
asociativas, produce como posibilidad el lenguaje.
Esta metáfora es fundante, fundadora en tanto posibilita la desligazón posible del niño con su madre.
Hemos visto que es mucho más dificultosa de llevar a cabo en las relaciones violentas.
Habiéndose constituido el primer momento de narcisisación-alienación será posible que sobre él se produzca
un corte en el camino hacia la individuación, es decir, lo que el Psicoanálisis tradicionalmente
conceptualiza como castración, que desde una reformulación lógica podríamos definir en términos de
límite, de “no todo”. Un límite a la omnipotencia de lo de vida y muerte del narcisismo. A la desmesura
del todo o nada. Esta es la posibilidad de límite al poder y especialmente al poder absoluto. Para esto es
necesario que el niño sea “no todo” para la madre y le dé lugar al padre. Luego el padre será “no todo”
para el niño y dará lugar a la cultura. ¡Irás a la escuela porque los niños de tu edad van a la escuela!. El
Otro padre dirá: ¡Vas a la Escuela porque Yo lo digo!
Para la subjetivación de este límite hay una condición previa, que está relacionada con los ideales parentales.
En esto quisiera ser muy preciso puesto que aquí Freud se refiere a lo “parental” y no solamente
al padre o a la madre. Este ideal del que el infans se apropia, constituye el modelo o soporte sobre la
base de la cual se constituirán las series de las llamadas identificaciones secundarias.
Si le llamamos a la captura por la imagen identificación primaria narcisista, la apropiación de un ideal se
constituirá en la identificación primaria simbólica. Dará significación y posibilitará la filiación del niño como
parte de una familia. Esta identificación es simbólica en tanto da una filiación, un lugar en una familia
humana. Sostiene, además, la imagen y permite su modulación en las oscilaciones pasionales narcisísticas.
Aquí primero no quiere decir secuencia cronológica sino importancia como momento fundante,
momento de resignificaciones, siempre “a-posteriori” en la constitución del psiquismo del niño. Se trata
de lógicas cronológicas y de otros modos lógicos de pensamiento.
Recapitulando podríamos decir que para que se establezca un corte o límite tiene que haberse consolidado
suficientemente, una previa relación narcisista. De este modo este segundo momento al que llamamos
separación puede ser vivido como una pérdida, como un duelo y no como una catástrofe. La
catástrofe psíquica que se produce en las víctimas de violación, por ejemplo. Allí se juega la sexualidad
y también el deseo, el poder y la muerte. Por esto la tortura va tan estrechamente relacionada a la muerte
y la desaparición.
Para que haya un corte tiene que haber algo que presente la suficiente consistencia, un rechazo o resistencia
a ser cortado. Tiene que haber un narcisismo constituido. Solo duele, es decir hay duelo, cuando
perdemos algo que es valorado, valioso para cada uno de nosotros. Aquí también como en el caso de la
muerte, el duelo es un concepto generalizable que forma parte del pensamiento universalista freudiano
así como del máximo relativismo cultural o singularidad en la que cada uno de nosotros vive algo como
pérdida según el valor personal que le otorguemos a lo perdido. Como vemos lo universal se articula con
el relativismo cultural y da relevancia a la singularidad de la experiencia.
Podemos considerar entonces el duelo como un modo de nombrar la pérdida, que siempre tendrá que
ver con el miedo a la pérdida del amor, de anhelos, de deseos; la pérdida de lo que llamamos en general
“objetos”. Objetos en el lugar de la causa de la constitución de un psiquismo humano sexuado. El Trabajo
de duelo consiste en desanudar “una a una ” las expectativas que había, que se tenía con respecto al
objeto. La otra parte del trabajo es la intensificación de los recuerdos. Esto hace imposible la elaboración
del duelo en la desaparició n, puesto que las expectativas quedan abiertas. Esto ocurre también en los
desaparecidos a causa de desastres “naturales”. La diferencia radica en que a partir de los fenómenos
naturales se desencadenan acciones de solidaridad, que posibilita, a modo de rèverie, el trabajo del
duelo. Las catástrofes terroríficas socio-polícas obstaculizan las dos vertientes de elaboración. Del lado
de las expectativas acrecienta las expectativas en el derivar de un a búsqueda y anula la posibilidad de
la intensificación de los recuerdos por la descalificación de la valoración social que aceptan la desaparición.
Esta aceptación, o “por algo será” nos impide valorar lo realmente ocurrido. Por otra parte la desaparición
produce un trauma, que en sentido estricto se corresponde a una ruptura de las cadenas o
conexiones asociativas, se expresa, se pone en acto por lo tanto, en el silencio. Por esto es que los a ctos
rituales “en memoria” de los desaparecidos cumplen un papel fundamental en la respuesta social a
esta pérdida. El caminar en círculos, en demarcar tiempos y espacios. Esta es una diferencia esencial
con el trabajo del duelo.
El tercer tiempo sería entonces el del paso de la separación a la diferencia de los sexos. En este momento
se hace posible el cuidar del otro. Se han atravesado los “modos previos de la elección de objeto”,
en donde predomina el odio del amor a muerte del apoderamiento y otras formas destructivas del
amor. Los celos y las reacciones violentas frente al establecimiento de la pareja, la paternidad y maternidad
y el trabajo. Desencadenantes que en nuestro medio debemos agregar el alcoholismo como pr oblema
de salud y social completamente descuidado puesto que no rinde el beneficio económico de dedicarse
al problema de las drogas, en las que se hacen significativas inversiones. Negocio este como el
de las armas imprescindiblemente protegido por las más altas esferas de poder para que sea posible su
multiplicación.
Veremos que siguiendo el esquema que planteamos podemos considerar que las situaciones violentas
se ponen en juego cuando se dan separaciones (de las familias de origen), convivencia que pone en
juego la identidad sexual de cada uno y embarazo que pone en juego la cuestión de la paternidad y la
maternidad. El trabajo, como el desempleo o sub-empleo cuestiona muy fuertemente el narcisismo y los
roles establecidos socialmente para el hombre y la mujer. Recordemos que la etimología de la palabra
Crisis deriva de términos latinos que se refieren a separación y diferencia.
Constituido entonces el narcisismo se genera la posibilidad de valoraciones de lo bueno, lo valioso, lo
malo y lo feo. Ética y estética articuladas en los orígenes.
Es, entonces, la pérdida de algo valioso, que puede registrarse como perdido y no como catástrofe, a
partir de la constitución del objeto del narcisismo, como otro, ya no-solo semejante sino también diferente.
Otro al que llamamos prójimo.
La pérdida del objeto de la experiencia de satisfacción que pone en movimiento al deseo, alucinación,
sueño y fantasía. Se fundará de este modo la posibilidad de “encuentros” con el objeto. Todo encuentro
será para Freud un reencuentro con el objeto perdido. Pérdida del objeto de la pulsión, pérdida del obj eto
del deseo y en tercer lugar, aunque siempre a posteriori, la pérdida del amor materno que resignificará
las pérdidas fundando un espacio diferenciado, al que llamaremos con Lacan éxtimo. Esto es un inte rior-
exterior, es decir el Es, el Eso, el Ello o como lo llamaba Freud “el núcleo verdadero de nuestro ser”.
Se ha abundado excesivamente, en la importancia de la pérdida. Se ha reflexionado menos acerca de lo
qué se ha perdido. Esto ha producido una tendencia melancolizante en el Psicoanálisis contemporáneo.
En términos de Octave Mannoni se ha resaltado solamente la especularidad de ese Yo que se funda en
el Estadio del Espejo, reduciendo el imaginario a lo especular. El juego de las pasiones humanas, el
amor, el odio, la ignorancia, tienen consistencia. Estos producen efectos y son como todo producto ps íquico
formaciones de compromiso entre instancias o sistemas. La ignorancia, que todos compartimos,
nos remite a un “no querer saber nada”, que no por ello resulta menos significativo.
El término pasiones es muy interesante, lo suficiente como para preguntarnos que se juegan en ellas y
como gobiernan nuestras vidas. Pienso que él término pasión no puede reducirse a ser definido sol amente
como un afecto.
Recordemos que a partir de la experiencia de satisfacción, a partir de sus huellas, de sus marcas, en
sus inscripciones, transitará un movimiento al que llamamos deseo. El deseo va a actuar por una sumatoria
de estímulos. Huella es en Freud representación también y por lo tanto puede ser reprimida. Los
afectos no se reprimen. Están relacionados con la experiencia de dolor. Esto tiene que ver en su posibilidad
de expresión en el elogio de la locura, que hacemos como posibilidad humana de enloquecer de
dolor, de amor, de soledad. Esto quiere decir que nuestro psiquismo tiende inevitablemente a deshacerse
de los afectos. En relación al amor surge entonces una articulación con la atracción, con el deseo,
con lo buscado en tanto que perdido. El afecto no puede reprimirse, derivará de diversas maneras
siendo una fuente inevitable de producción de equívocos. Si hay leyes a las que llamamos proceso primario,
estas regirán para las representaciones inconscientes, no así para los afectos. Por esto se pone
tanto énfasis en el trabajo con la palabra, la importancia de la literalidad y de su valor fónico en el tratamiento.
Esto se ha traducido también en un escepticismo desvalorizativo de lo afectivo, olvidando que la
representación palabra del sistema preconsciente-consciente brinda la posibilidad de la ligadura de las
palabras a los afectos que les corresponden.
Pero hay situaciones en las que no se habla, cosas, hechos, que se prefieren ignorar. Ideas, posiciones
que se defienden apasionadamente o se rechazan profundamente. Uno de estos temas, de vigencia
actual en nuestro país, es el de la tortura y desaparición sistemática de personas.
Hemos perdido casi una generación de nuestros ciudadanos más valiosos por la tortura y el exterminio
sistemático llevado a cabo por el terrorismo de estado.
¿Cómo relacionamos lo que aparentemente serían dos cuestiones de ámbitos muy diferentes?.
Comparto con Rob ert Castel que una de las deudas más importantes del Psicoanálisis es el estudio de
las relaciones entre la constitución de la subjetividad y el poder. Esto se expresa en la práctica en la
ineficiencia gubernamental de caminar en la proposición tanto de políticas como de Dispositivos Institucionales
diferenciados para los problemas, que no se agoten en una caracterización jurídica. Esto afecta
la eficacia y la eficiencia en la aplicación de los escasos recursos disponibles.
Retomando el contexto y objetivo general de la exposición decimos que se ha vivido en una situación de
terror, puesto que esto va mas allá del miedo. El terror o pánico es a lo que no podemos ponerle nombre.
Lo que denominábamos trauma o traumático. Es un miedo sin nombre, primordial. Es la situación
en las que trabajamos con frecuencia en los sobrevivientes de la violencia.
Pero en este caso, el terror impuesto frente a la posibilidad de ser “desaparecido”, de la desaparición, de
estar más allá de la vida y la muerte involucra lo social de un modo diferente. Se trata de una catástrofe
social. Existen puntos de relación entre ambas problemáticas, puesto que cada una puede arrojar algo
de luz sobre la otra. Ambas deben ser pensadas desde Dispositivos y marcos Institucionales diferenci ados.
Estos marcos no han sido definidos y mucho menos puesto en acción. Las tácticas y estrategias
relacionadas con lo asistencial no son las mismas, aunque tengan, también, puntos en común con otras
modalidades de sobrevivencia.
Es comprensible que, la dictadura de terror, en nuestro país esto haya producido efectos notables. Aún
persistentes.
Mencionamos al pasar, la destrucción sistemática de la Universidad Argentina que se inició en 1966 y
que continua hasta nuestros días.
Algunos efectos han consistido en la proliferación de grupos con posiciones teoricistas que comparten
códigos herméticos. Al no plantearse el problema de las contrastaciones empíricas, es decir, no partir de
los problemas sino de imposiciones teóricas, resultan inevitablemente dogmáticos. Esto quiere decir que
se imponen como verdades absolutas e indiscutibles. Debemos también considerar la exclusión de los
ámbitos institucionales en los que se desempeñaban a quienes en esos años llamábamos Trabajadores
de la Salud Mental. Era sin lugar a dudas una época de aperturas al trabajo interdisciplinario, que se
correspondía a importantes movimientos intelectuales y sociales en otros países.
En relación con el tema que nos ocupa se planteó un interrogante y se llevó a cabo una puesta en cuestión
de los efectos del poder, desde distintas perspectivas con relación a la subjetividad, tal vez en el
aspecto menos estudiado, el de la adhesión.
En este breve esquema de desarrollo que tratamos de sistematizar, debemos considerar que existe una
situación de desamparo inicial en donde el otro se constituye como alguien de quien depende la vida o
la muerte del cachorro humano, me refiero al otro (Otro), es decir a una socialidad que es primordial,
esencial en la constitución del psiquismo humano. Esta dependen cia tan particular constituye para Freud
la condición del surgimiento, de la fuente de los motivos morales.
Ese otro puede ser un otro omnipotente, constituyendo una extimidad que al no poder limitarse, reprimirse,
censurarse, no puede poner límites. Aquí es, paradójicamente, donde surge la exigencia de que
alguien ponga orden. Donde se expresa la necesidad de una mano dura.
Si hablábamos de un narcisismo de vida y un narcisismo de muerte esto tiene articulaciones con deseos
de vida y de muerte del otro.
La desaparición de personas, sea como hecho aislado o sistemático como en nuestro país, tiene que ver
con un deseo de muerte omnipotente que se expresa en “matar la muerte”. Esta es, a nuestro entender,
una acertada hipótesis de trabajo propuesta en el texto con ese título por la Dra. Gilou García Reynoso.
Se expresaría así la omnipotencia de un poder, sobre la vida y la muerte. Este poder que mata y que
pretende además estar más allá de la muerte. Nos encontraríamos aquí con un saber y un no saber, que
coexisten. La gente sabía y no sabía lo que estaba ocurriendo. A esto Freud lo llamó escisión del Yo,
tema que trabajó en sus textos sobre el Fetichismo y en la 31º Conferencia sobre la descomposición de
la personalidad psíquica así como en El Yo y el Ello. Existe una fetichización del poder, un valor absoluto
en sí del mismo.
En estos textos queda claramente expuesto que la idea del Ich freudiano no es la traducción inglesa de
la psicología adaptativa del yo (Ego), que tiene gran peso en Estados Unidos e Inglaterra.
Preguntarnos ¿Qué decimos? cuando decimos Yo no resulta para nada obvio. Esto constituye una delimitación
esencial en la diferenciación de los diversos modos de las lecturas de Freud y por lo tanto de
los desarrollos posfreudianos. Modos esencialmente diferentes de pensar y trabajar en la clínica.
Hemos hablado de la constitución del yo a partir de una imagen especular de otro adulto sexuado deseante,
que resultará inevitablemente enigmática para el infante. Que se constituye como alienado en la
imagen y el deseo del otro.
Hemos visto que era necesario poner en cuestión la concepción del tiempo como cronológico rescata ndo
el “a-posteriori”. Es conveniente complejizar e interrogarse sobre los diversos modos lógicos, no solamente
del tiempo sino tambi én del espacio. Por eso hablábamos de extimidad, un exterior que es a la
vez un interior, el Ello freudiano. Cuando nos referimos a la socialidad como primordial pensábamos que
el considerar la cuestión del otro en la constitución de la subjetividad nos llevaría no solamente a plantearnos
acerca de quien ejerce el abuso de poder, sino también los diversos modos de respuesta soci ales.
Le llamábamos los modos de adhesión. Esta cuestión hace que este problema nos concierna a todos.
Los lazos con el poder del terror pueden establecerse desde el silencio, parálisis por terror hasta el
consenso más abierto. No se trata del absurdo de que todos somos culpables, puesto que la respons abilidad
es proporcional al poder y esto incluye la fuerza bruta de las armas. Debemos considerar que es
extremadamente difícil de reconocer, en uno mismo, estas situaciones en las que tenemos vergüenza,
aún horror. Decíamos que la percepción es narcisista y antropomórfica. ¿Las alternativas son terror o
adhesión ciega?. Pero por otra parte surge el término, valioso: alternativas.
No podemos ser tan ingenuos en pensar que solamente fueron víctimas los afectados de manera directa.
Es importante también preguntarnos por el conjunto de la población. Pienso que aún no está claro el
precio que todos hemos tenido que pagar por el terrorismo de estado.
La tesis que trabaja García Reynoso se refiere a que el procedimiento de la desaparición de personas
es una amenaza de “des-estructuración” subjetiva. El que “adhiere” al poder, quién de alguna manera
acepta el procedimiento de la desaparición, es víctima él también del poder absoluto. Es alcanzado en el
núcleo mismo de su constitución, forjándose de esta manera la ilusión de un yo autónomo: Yo todo lo
puedo. El precio que pagamos es el empobrecimiento en nuestro ser y en nuestra creatividad.
En relación con este poder abusivo no solamente hay terror y miedo. Hay exilios internos y externos y
también se producen muchos fenómenos sobre los cuales nos hemos interrogado muy poco. Una pr egunta
delicada es si puede haber una dictadura de esa modalidad sin consenso social. Pienso que esto
no es posible y que se abre aquí uno de los aspectos a investigar más interesantes e ignorados de este
proceso.
A los profesionales que trabajamos con la violencia familiar nos resulta “familiar”, “siniestro”, reconocer
el poder de fascinación identificatoria que ejercen las personas autoritarias, brutales, crueles, violentas.
Este otro que no tiene límites tampoco puede poner límites. La persona puede pensar entonces soy
como él, soy todopoderoso, para mí tampoco hay límites. Esta es una hipótesis posible siguiendo la
línea de la identificación con el agresor abierta por Ferenczi.
La “plata dulce” conduce a una línea interesante de interrogantes acerca de una contabilidad psíquica,
de un mercantilismo en donde los objetos de consumo sustituyen hedonísticamente los enigmas que
nos plantean los objetos en su relación con el deseo humano. ¡¡Deme dos!!. Consumo como un modo
de no saber, con pasión, acerca de nuestros deseos. Aquí la demanda toma el lugar del deseo. Demanda
que es siempre de amor. Esto funda la creencia de cada uno en el absolutismo del poder. Es en esta
creencia que este tipo de poder se sostiene. Siempre además demandando amor. Aquí radica la eficacia
mayor del poder. Poder imaginario, sostenido como poder real y absoluto por el consenso explícito o
implícito que se le otorgue. Esto abriría alguna líneas de cuestionamiento interesantes en nuestra rel ación
con este tipo de poder. La creencia en él lo crea tambi én.
“Matar la muerte”, hacer desaparecer la existencia humana. Esta es una tentativa siniestra de suprimir
los límites, que son condición de la propia vida. Es a partir del reconocimiento mutuo que se instituye la
culpabilidad inconsciente y la deuda (simbólica, imposible de saldar).
Los derechos del hombre, como imperativos de una ética, no pueden ser una moral de ocultamiento.
Implican el derecho a la vida y su correlato el derecho a la muerte en tanto propia, intrínseca a la vida
misma.
Freud, en Temas de Actualidad de Guerra y Muerte nos dice: “si tu quieres soportar la vida prepárate
para la muerte”. E. Erikson nos describe los diversos modos de relación con nuestra propia muerte en
los distintos momentos por el que transcurre nuestra vida. La aceptación de la muerte es necesaria para
que haya vida. Cada ves que nace un hijo muere un hijo y nace un padre (Pierre Legendre). Aquí uno
de los desencadenantes de violencia mencionados. Esto es estar del lado de la vida.
Estamos comentando brevemente lo que podríamos denominar una línea de trabajo centrada en cuestiones
de tiempo y espacio que actualmente denominamos lazo social que toman diferentes modalid ades
discursivas. Esto es fundamental, como comentábamos anteriormente en tanto permite la circul ación
de agentes y lugares en los juegos de las disparidades intersubjetivas. Lugares de madres, de padres
e hijos, que se van correspondiendo con distintas “personas” en distintos momentos. Ruptura
esencial con la concepción biologista de la sexuación y la filiación. En la ingenuidad comercial de
D.S.M.IV, de un conductismo farmacológico. Lo que se centra en la “tipicidad”, no en la singularidad.
No podemos pensar estos problemas en términos simplistas y confundir personas con lugares y funci ones,
ni en un dualismo ingenuo bueno/malo. Es en este sentido el concepto de discurso en los que se
interrelacionan lugares y agentes sin confundir uno con el otro.
El trabajo de duelo implica la pérdida de algo valorado sin que esto excluya la ambivalencia. Este trabajo
supone una presencia que Freud destacó en sus dimensiones experiencial y mítica del hombre frente al
muerto y a la muerte. Vicisitud singular, la muerte resulta paradigma de todo límite posible. Es lo único a
lo que sin dudas todos nos vamos a enfrentar.
Todas las culturas que conocemos han elaborado rituales que se expresan en prácticas socialmente
reguladas de los mitos predominantes en esa Culturas. Esos rituales con sus correlatos míticos son
esenciales para el trabajo de la elaboración del duelo. Esta ela boración consistiría en poder deshacer
cada uno de los lazos libidinales que nos unían a “nuestros muertos”, como una complicada red o mad eja
a partir de la cual la libido puede ligarse posteriormente a otros objetos. La desaparición implica la
incertidumbre entre la vida y la muerte. Esto es utilizado con frecuencia ficcionalmente en las obras de
terror. Es un obstáculo irreparable en la elaboración del duelo. Debe recurrir a otros mecanismos. Las
circunstancias históricas e ideológicas, que limitan la solidaridad tuvieron el efecto de potenciar el agr upamiento,
de una manera defensiva y elaborativa. El riesgo es el encerramiento. Como Dispositivo Institucional
ha sido importante el apoyo del grupo de pares, la denuncia de la verdad, la organización, la
lucha ideológica y aún política. Esto ha sido lo única que se ha revelado eficaz en este problema, como
modalidad particular elaborativa del duelo.
Por este motivo el trabajo de duelo con relación a los desaparecidos debe transcurrir con un modo de
elaboración como el que iniciaron las Madres de Plaza de Mayo. Presencia, cortes en el tiempo, los
jueves. . Frente a la incertidumbre y el dolor, el caminar en círculos con un pañuelo blanco en la cabeza
fue generando un espacio simbólico. Implicó cortes y significaciones sociales profundos. Se trataba del
deseo, no pura demanda. Las llamaban “las locas”, eran las únicas que podían mostrar algo que tenia
que ver con la verdad. La verdad de la tortura, el terror y la desaparición. No es la única verdad, pero es
lo esencial de la verdad. Es la posibilidad de no olvidar, de recuperar la historia, asumiendo el dolor, el
horror y la responsabilidad. Este es el único modo posible de enfrentarse a un duelo caracterizado por la
pérdida de la realidad de la muerte. Un duelo frente a la locura que se produjo intencionalmente con el
método de la desaparición sistemática de personas y con el robo de niños que rompe la filiación de
nuestra civilización occidental. Un ataque a la esencia de la Ley de la paternidad y la maternidad. Los
Derechos “son humanos” o no los son Entonces, primero, hay un trabajo de simbolización. La violencia
siempre se origina, se causa y determina desde el poder y la fuerza.
Madres. . abuelas. . hijos. , la Historia no ha muerto, la historia continua. .

Deja un comentario

Isis

Es una de las diosas más importantes del panteón egipcio, tanto es así, que traspasó sus propias fronteras y se veneró en el mundo romano. Está presente en los Textos de las Pirámides, donde ya se la asocia a Osiris, aunque en ningún momento se especifica su calidad de esposa de este dios de forma directa. Sin embargo, figura claramente como madre de Horus. Representa el asiento, el trono, y personifica la magia, la fidelidad conyugal y a la gran madre, mostrando una imagen más humana que la de otras diosas. Precisamente, por su asociación con el trono se unió a Osiris. Protagonizó, junto a su esposo Osiris, una leyenda de pro-fundo sentido humano donde se enfatiza su amor conyugal y maternal, que será recogida por Plutarco (c. 46-126 d.C) en su libro ?De Iside et Osiride?. Asistida por Anubis, recompuso el cuerpo de su esposo asesinado y practicó la ceremonia de ?Apertura de Ojos y Boca? y la momificación, actos que se repetirían sobre los cuerpos de los difuntos para asimilarlos a Osiris y posibilitar su existencia eterna. Unida a Osiris ya fallecido, concibió a Horus, hijo póstumo del primero, al que cuidó y defendió del asesino de su padre: Seth. Por ello, fue diosa tutelar de la infancia. Isis se hacía acompañar de siete escorpiones que le servían de defensa y la ayudaban a proteger al joven Horus. La leyenda de Isis y los escorpiones se recoge especialmente en la estela de Metternich, y, pero desde la dinastía XII, era invocada en el tratamiento de picaduras venenosas de serpientes o escorpiones. Otras narraciones nos presentan a Isis con un carácter mucho más pendenciero y cruel; este es el caso del mito que narra cómo intentó robar el nombre secreto de Ra. El relato está recogido en el llamado papiro mágico de Turín y en el papiro Chester Beatty XI, ambos textos, de la dinastía XIX. Un paralelo de esta historia acontece también entre otros dioses del panteón, tal es el caso de Nemty y Horus, así como de Amón y Jonsu. Pero Nemty y Horus protagonizan otras leyendas en las que están involucradas Isis y Hathor. Nos estamos refiriendo a la narración que relata el crimen cometido por Nemty, muy similar al perpetrado por Horus e Isis, que se recoge en el papiro ramésida Chester Beatty I. En la ciudad de Tebas se la llegó a considerar una diosa primordial. Los teólogos elaboraron la idea de que el resto del panteón no era más que una emanación de la propia diosa, otorgándole un aspecto de demiurgo. Unida al mito osiríaco, Isis es, junto a su esposo Osiris, la personificación del principio histórico, del orden político; representa todos los aspectos beneficiosos del amor familiar y la fidelidad conyugal. En la dinastía XXI fue venerada en la meseta de Guiza, donde poseía un templo bajo la fórmula de ?Isis Señora de las Pi rámides?; este culto permaneció hasta el Periodo Ptolemaico. Pero quizá el ritual más importante de la diosa en Egipto tenía lugar en su templo de Filé, donde, secundado en los anexos (Abatón, templos de la Baja Nubia), el mito de Isis cobraba anualmente vida bajo una forma dramatizada. En Época Grecorromana se le dedicaron unos templos denominados Iseum. Entre ellos, podemos destacar el que se localiza en la ciudad de Pompeya (Italia) o el de Behbeit el-Haggar, dentro de Egipto.

Deja un comentario

Concentracion


El hombre necesita de varios elementos para realizar una tarea eficazmente, desde
aprender una canción a dominar disciplinas teóricas y físicas. Entre estos elementos el
más importante, después de tener la voluntad necesaria, está la concentración, ya que sin
ella no se logra una utilización al máximo de nuestras capacidades mentales. Es por esto
que es de gran importancia desarrollar el hábito de la concentración para lograr un mejor
resultado en nuestras acciones y en el menor tiempo posible.
En este trabajo se habla de la importancia de la concentración, así como también se
explica alguno de los ejercicios que se pueden realizar para lograr una mayor
concentración.
Para el logro de sus aspiraciones, para el buen éxito en todo lo que persigue, el hombre
necesita de algo vital en todo momento y lugar: la concentración de propósito, de
pensamiento, de sentimiento y acción.
Mediante la concentración, la mente y el cuerpo aprenden a actuar juntos, sin malgastar
energía física o mental. Este es el estado ideal que permite el vaticinio de un seguro
éxito.
Debemos practicar una extrema temperancia en todas las cosas cultivando un estado
ecuánime y sereno de la mente; los pensamientos deben ser puros, manteniendo el
cuerpo en estricta sujeción al alma, y la mente adiestrada para ocuparse en nobles y
elevados propósitos.
Con una práctica perseverante aprenderemos a dominar nuestra mente de modo de
poder manternerla fija algún tiempo, en una misma línea de pensamiento. Fijar la mente
en un solo punto, sin vagar y sin entregarse a distracciones que causan los objetos
externos, la actividad de los sentidos o la mente misma; esto es concentración.
Concentrarse en una idea o cosa, es colocarla ante nuestra atención y contemplarla, en
todo y en parte, sacando de ella hasta los menores detalles. Concentrarse es un acto, es
sincronizar el pensamiento con la acción evitando todo derroche de energías físicas o
mentales.
Debemos practicar la concentracion a fin de estalbecer una disposición o tendencia
preponderante, de modo que todas nuestras ideas se polaricen por ella. Así llegamos al
convencimiento de que todos los pensamientos que constituyen nuestra base mental,
tienen mucha más importancia que aquellos pensamientos esforzados que sostenemos
en los momentos en que tratamos asuntos que requieren especial atención.
El curso o flujo del pensamiento sigue una determina disposición o tendencia. Esto nos
dice a las claras que el triunfo en la consecución de un objeto estriba en que sepamos
establecer una disposición permanente en la correspondiente dirección. Una vez logrado
esto, hasta el suceso mas adverso como el más trivial, serán asimilados en favor de la
conquista de nuestros fines.
La voluntad dirige el pensamiento y crea la disposición necesaria a un período de tiempo
o a una empresa determinada. Entendido esto, usted también puede convertirse en una
persona de vigorosa concentración.
En la prácitca diaria de los actos más simples reside el principio de su aprendizaje.
Desde hoy comience a reparar en todas las pequeñas cosas sin malgastar sus poderes
en ociosos pensamientos, emociones o acciones. No haga ninguna cosa mientras esté
pensando en otra, recordando siempre que el pensamiento y la acción deben ir unidos,
tan estrechamente que no dejen cabida a interferencia alguna.
Evite toda acción inútil o superflua así como también todo pensamiento ocioso.
En lo corporal, los pequeños malos hábitos como entrechocar las rodillas, apretarse los
dedos para hacerlos crujir, etc., deben ser desterrados por usted.
Las grandes actividades perjudiciales también deben proscribirse, algunas de ellas son: el
quedarse hasta tarde en la cama por la mañana, el malgastar tiempo en la noche, el
comer más de lo necesario, el luchar por conseguir algo que no necesita, etc. Igualmente
debe evitar en lo posible toda excitación corporal y toda tensión nerviosa o muscular.
Poco a poco, y con el aumento progresivo del tiempo dedicado a ello, esto malos hábitos
difíciles de extirpar de golpe, irán desapareciendo condenados a un saludable olvido.
A continuación encontrará algunos ejercicios que deberá practicar a diario y que
constituirán un valioso aporte a su desarrollo mental y físico. Busque para ellos un lugar
apropiado de su casa. Su cuerpo es un disco emocional que registra sus propias
creencias e impresiones, ordénele relajamiento y él le obedecerá. En cuanto a su mente,
líbrela de la irritabilidad de la vida diaria, será un gran aporte a su mejor concentración.
EJERCICIOS DE CONCENTRACIÓN
1er. Ejercicio
En un lugar apropiado, donde nadie lo moleste, tome un reloj y colóquelo tan lejos de su
oído, como le permita seguir oyendo el tic-tac de su máquina.
Cierre los ojos y concéntrese en este ruido todo el tiempo que pueda, 50 segundos, 1
minuto, 2 minutos, tal vez no le sea posible al principio pero gradualmente irá aumentando
su poder de concentración. Piense en el reloj y no lo aparte un instante de su mente,
piense en su configuración exterior, vaya luego a la constitución de su maquinaria, vea las
piezas moverse, sin perderlo un momento. Practique por lo menos una vez al día este
ejercicio.
2do. Ejercicio
Antes de iniciar la práctica de este ejercicio, debe elegir cuidadosamente cuál será el
objeto de su concentración y por cuánto tiempo se propone sostenerla. Hecho esto
dígase: “Voy a fijar la mente sobre tal o cual cosa durante diez minutos y en todo ese
tiempo no tendré nada que ver con ninguna otra cosa”.
Le daremos un ejemplo de este ejercicio: Supongamos haber decidido concentrarnos en
un perro, muy conocido para nosotros, ya que este es un factor primordial. Tratando en lo
posible de seguir un orden de cosas, pensando todo lo que queremos y podamos
relacionarlo con él; sin perder en ningún momento la imagen de nuestro perro.
A fin de servir mejor a nuestro propósito, a través de este ejemplo, observaremos
rigurosamente las tres leyes del pensamiento.
Objeto y clase: Este perro es un animal, pertenece a los vertebrados, es cuadrúpedo,
mamífero, pilífero, etc. Otros miembros de su especie son: la jirafa, la vaca, la oveja, el
caballo, el conejo, el burro, el elefante, y así sucesivamente establecemos mentalmente
todos los animales que se asemejen a nuestro perro, sin sentirnos satisfechos hasta
haber podido extraer todo posible pensamiento en cuanto a semejanza y diferencias con
los otros animales que desfilan por nuestra mente.
Pasamos enseguida a otra vía del pensamiento: El todo con la Parte. Teniendo a nuestro
perro siempre presente en la imaginación, tomamos una parte de su cuerpo; la cabeza,
luego las patas delanteras, etc. Concentremos nuestra atención en sus ojos, pensamos
en la forma, el marco formado por los párpados, los distintos colores que lo componen,
etc. Tendremos especial cuidado en no inventar lo desconocido, tratando solamente de
ahondar con nuestra imaginación lo conocido.
Así por ejemplo; si nunca nos detuvimos a observar cuánto dedos tiene el perro en sus
patas delanteras, no pensaremos caprichosamente en una cifra cualquiera.
Continuaremos con sus forma, color, características de sus movimientos, etc.
Cualidad y familiaridad: Esta ley está relaiconada a las más notables experiencias que
nos son familiares, y tiene más que hacer con la imaginación que con la observación
lógica. Así nuestro perro es fiel, es nuestro mejor amigo. Su casa está pintada de
colorado y blanco, la conserva en orden y aseada. Cuando el gato del vecino lo ataca en
mi presencia rehuye la pelea, él sabe que me disgusta. Llego del trabajo y lo encuentro
esperándome en la puerta, juguetea a mi alrededor y a veces me ensucia la ropa. Aún no
he conseguido enseñarle a no ladrar a los automóviles que pasan, corre al lado de ellos
como si quisiera espantarlos de sus dominios, etc., etc.
3er. Ejercicio
Siéntese tranquilo en su cuarto y observe cuidadosamente. En riguroso orden mire lo que
tiene al frente. De izquierda a dercha, observe atentamente los objetos adheridos a la
pared, los muebles y los objetos que se encuentran entre ello. Mírelos con atención uno
por uno sacando el máximo de detalles en cuanto a: formas, colores, contornos,
ubicación, etc. Ahora cierre los ojos y describa con la mayor cantidad de detalles cada
una de las cosas vistas.
Pase ahora a la pared de la derecha y haga la misma operación, luego a la otra, y
después a la otra. El techo y el piso serán más fáciles pero no por ello dejará de
prestarles atención.
Ahora salga de su cuarto. Concéntrese nuevamente en el mismo orden en que las vio
repase todas las cosas que se encuentran allí dentro.
Practique a menudo este ejercicio por ser de especial utilidad. En la oficina hágalo con las
cosas que se encuentran en su escritorio. Cuando se dirige a ella toma las casas o
negocios que se encuentran en una cuadra y descríbalas mentalmente después.
4to. Ejercicio
Esta vez ejercitará con cosas abstractas, hechos vividos por usted mismo. Tome por
ejemplo el día de ayer y recuerde imaginativamente toda la experiencia vivida desde que
se despertó por la mañana. Siga paso a paso todos los incidentes, tratando de vivirlos
otra vez con todos sus detalles de la manera más perfecta que le sea posible.
Concéntrese totalmentes, y si su mente se desviara en algún momento por efectos de
una distracción, comience de nuevo desde el principio.
Permanezca sereno y flemático, no dé muestras de impaciencia o descontento y resista
todo derivativo externo del pensamiento.
5to. Ejercicio.
Reconstruya de memoria y enel orden en que son expuestas, las secuencias de un libro
que haya leído recientemente. Cuando haya terminado lo referente a un capítulo, léalo
nuevamente en su libro y luego comience de nuevo a recordarlo, llenando esta vez las
lagunas y rectificando simultáneamente las inexactitudes. Por fin, después de haber
dividido el capítulo en secciones, ensaya recordarlo lo más preciso que pueda. Proceda
de esta manera con todos los capítulos de su libro. No lo olvidará jamás.
Ejercicios corporales
Flexiones: En la posición de pie naturalmente a los costados de su cuerpo con las
palmas de las manos hacia adentro. Levante nuevamente los brazos sin doblarlos hasta
que las manos se toquen por el dorso encima de la cabeza.
Vuelva a la posición inicial. Ahora inclínese lentamente a un lado hasta que la mano pase
más abajo de la rodilla mientras la otra se doble hasta entrar debajo de la axila. Vuelva a
la posición inicial y haga el ejercicio hacia el otro lado cuidando siempre de estirar el
cuerpo lo más posible. Repita varias veces esta combinaición de ejercicios.
Siempre de pie, con los talones juntos levante las manos sobre las cabeza e inclínese
hacia adelante hasta tocar los pies sin doblar las rodillas. Repita ejercicio.
Finalmente levante un pie flexionando la rodilla hasta hacer un ángulo de 90 grados con
su pierna. Baje este pie y alce el otro. Aumente el ritmo hasta correr sin morvese del
mismo lugar.
Respiración: Estos ejerciicos tienene por finalidad dar alegría y vigor al cuerpo.
Siéntese en la posición acostumbrada. El cuerpo derecho y la cabeza ergida. Inspira en
forma igual y lenta por ambas fosas nasales, mientras mentalmente cuenta hasta ocho
segundos. Retenga el aire en los pulmones por ochos segundos. Luego comience a
expulsarlo lentamente contando también los ocho segundos. Repita varias veces este
ejercicio.
Durante el ejercicio y alternativamente debe llenar de aire la parte superiror de los
pulmones encogiendo el abdomen, en el siguiente llenará la parte inferior de éstos
extendiendo los músculos del pecho hacia abajo del diafragma.
Nervios: Extienda su mano hacia adelante con los dedos algo abiertos. Notará que se
mueven un poco. Continúe en esta posición, empezará a sentir un especie de crujidos en
las conyunturas. Con un esfuerzo de voluntad trate de mantener los dedos quietos. En
unos pocos minutos comenzará a hormiguear y sentirá una filtración en las puntas, como
si algo se escapara de ellos. Lentamente mediante la voluntad y la mirada haga
rotroceder esta sensación al brazo, y de éste al cuerpo.
Ahora siéntese de espaldas a la luz, elija un mueble grande, mírelo. Recórralo con los
ojos lentamente, sin dar saltos, por todos sus contornos. Si mover la cabeza recórralo por
sus líneas más prominentes, hasta volver al punto de partida.
Practique movimientos uniformemente acelerados con todas las parte del cuerpo. Lenta,
muy lentamente mueva la pierna hasta un punto determinado. Comience después el
recorrido de vuelta. Haga lo mismo con los brazos, la cabeza, etc.
Relajamiento: Esta técnica conduce por medio de su práctica a la eliminación de todas la
tensiones del cuerpo, proporcionando estabilidad emocional, autoconfianza y liberación de
la voluntad. Intente estos ejercicios que le darán la pauta de cómo ejercer la relajación de
cualquier parte del cuerpo.
Levante el codo izquierdo por encima del hombro colocando la mano sobre el pecho. Con
el codo en su posicón natural, levante la mano derecha hasta el pecho de modo de tormar
sus dedos con los de la mano izquierda. Retire lentamente toda energía del brazo
derecho hasta que no sienta vida en él, esto es que esté completamente relajado.
Conseguida esa sensación, abra de repente la mano izquierda soltando la derecha. Si
ésta cae sin vida habrá logrado el relajamiento.
Los ojos a menudo manifiestan cansancio y es bueno incluir el método para lograr su
relación y descanso.
Al principio estos ejercicios le harán lagrimear o arder los ojos. No se preocupe por esto
pues es necesario que durante los primeros dias los realice teniéndolos abiertos, una vez
adquirida la técnica podrá realizar los ejercicios con los ojos cerrados y experimentará así
la verdadera relajación.
Cierre suavemente los ojos duratne un minutos aproximadamente. Sin abrirlos en ningún
momento, ciérrelos fuertemente durante dos minutos. Afloje ahora toda tensión y
manténgalos cerrados tres minutos. Repita varias veces este ejercicio.
Sin mover la cabeza, mire hacia arriba durante un minuto. Obseve la tensión de los
músculos de los ojos y transcurrido este período mantenga los párpados suevamente
cerrados durante dos minustos. Repita luego esta operación mirando hacia abajo,
derecha e izquierda, siempre con sus períodos de descanso. Hasta que en el último
movimiento se tomará cinco minutos de negativización. Practique asiduamente este
ejercicio ampliando estos períodos que son los iniciales, una vez adquirida la práctica
hágalo sin abrir los ojos hasta terminar la sesión.
Sentado: Sin duda nos resulta muy fácil sentarnos, sobre todo porque se trata de una
posición de descanso. Pero a los efectos del estudio y de la concentraicón debemos
adoptar la postura correcta que nos permita un mayor rendimientos en nuestro trabajo.
El asiento elegido no deberá se ni demasiado mullido que invite a la modorra, ni
desmasiado duro que nos haga sentir incómodos.
Haga ahora el siguiente ejercicio que repetirá todos los días por espacio de cinco a diez
minutos.
Siéntese en el asiento por usted elegido. Las piernas bien flexionadas haciendo un
ángulo de 90 grados, las palmas de las manos hacias abajo puestas sobre los muslos. El
cuerpo derecho y la cabeza erguida mirando al frente.
Ahora concéntrese con el pensamiento fijo en una cosa sacando todos los detalles de
ella. Si desea cerrar los ojos, ciérrelos, pero su cuerpo deberá continuar rígido,
completamente quieto como quizá nunca lo estuvo.
Notará su cuerpo no es tan obediente como le parecía. Pero usted es su amo y por lo
tanto está en condiciones de hacerle acatar sus órdenes. “Yo quiero” dígase cuando se
sienta atacado por alguna asociación perturbadora. Así, obediente y adiestrado su cuerpo
será su mejor servidor.
De pie: Quieto, derecho y atento, permanecerá durante cinco minutos delante de un
espejo. No permita que su cuerpo se ladee, que sus músculos se muevan ni sus dedos
se crispen.
Su mente puede ocuparse mientras tanto en pensar por turno en todas las diferentes
partes de su cuerpo y sus funciones.
Le dolerán los hombros, los dedos o cualquier otra parte del cuerpo. No les preste
atención y rechace esta asociación preturbadora aumentando su concentración.
Practique estos ejercicios cuantas veces le sea posible, obsevará que rápidamente irá
adquiriendo el dominio de su cuerpo y de sus actos, ignorando a voluntad los sucesos
exteriores.

Deja un comentario

Hel

Diosa de la muerte y de las tinieblas. Tercera hija de Loki y de la hechicera ogresa Angerboda.
Vivía debajo de una de las tres raíces de Yggdrasil. Era la más temible de los tres hijos de Loki
y Angerboda. Era una doncella monstruosa, medio blanca y medio negra azulada. Su cara era
lúgubre y su aspecto rezumaba maldad, la mitad de su cara era humana y la otra mitad era
negra porque estaba vacía. Su cabeza caía hacia adelante. Sus poderes, que había recibido de
Odín, se extendían a varios mundos. Atormentaba a los cobardes y a los que no han merecido
el honor de vivir en Valhalla. Fue expulsada de Asgard por Odín, que la arrojó al norte para que
creara el reino de Hel, sobre el cual le otorgó la autoridad de soberana. Era un mundo gris, frío
y húmedo. Un país dilatado en el que sonaba el llanto y la queja, y sus patios eran muy anchos,
como la muerte. Los que no morían en la batalla iban a parar a Hel, donde llevaba una
existencia triste y sombría. Eran las almas de los mortales que morían de vejez o de
enfermedad, las de los niños y las de las mujeres. En su mundo subterráneo a veces permitió
vivir a criaturas como el dragón Nidhug, que roía día y noche las raíces de Iggdrasil. También
acogía en su palacio subterráneo a los héroes humanos y a los dioses cuando morían, allí eran
servidos en los banquetes por las sirvientas de Hel. Su palacio se llama Frío de Cellisca, su
azafata es Hambre, su cuchillo y tenedor, Carestía; Senilidad su esclava y Chochez su sierva;
su umbral Trampa, Postración su jergón y Palidez Desastrosa sus cortinas. El día de la Gran
Batalla Final, Hel y su ejército de muertos combatirán contra los dioses.

Deja un comentario

Nació Alexandre Dumas (hijo)

Nació Alexandre Dumas (hijo) 29 de julio de 1824 Hijo natural de Alexandre Dumas y Marie-Catherine Labay, costurera, fue, como su padre, un autor mundialmente reconocido, nació el 28 de julio de 1824 y falleció el 27 de noviembre de 1895. En 1831, su padre le reconoció legalmente y le procuró la mejor educación posible en la institución Goubaux y la academia Bourbon. Las leyes, por aquella época, le permitieron a Dumas padre separar al hijo de su madre y la agonía de ésta inspiró a Dumas hijo en sus escritos sobre caracteres femeninos y trágicos. En casi toda su obra enfatizó el propósito moral de la literatura y en su novela El Hijo Natural (1858), expuso la teoría de que, aquél que trae un hijo ilegítimo al mundo, tiene la obligación moral de legitimizarlo y casarse con la mujer. Entre sus obras destacaron: Pecados de Juventud (1847), La Dama de las Camelias (1849), Cuestión de Dinero(1857), El Hijo Natural ( 1858), La Condesa de Romaní (1876), La Cuestión del Divorcio (1880) y El Caso Clémenceau (1886).

Deja un comentario

David el cazador de gigantes

Deja un comentario

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.